Artículos de Coaching

Reavivando la magia de la Navidad

"No se trata de comida, de excesos ni de regalos - la Navidad se trata de conexión"

Reavivando la magia de la Navidad

La Navidad es una hermosa y loca época del año. Es la temporada para celebrar, regalar, estresarse, y ponerse al día con la gente que quizás no has tenido mucho tiempo de compartir durante todo el año.

Cientos de mujeres furiosas en el gimnasio tratando de conseguir ponerse su vestido negro, sólo para consentirse en Navidad y comenzar el año nuevo en un punto bajo, o también por el contrario, las mujeres que se abren camino en el gimnasio todos los días e incluso en Navidad no se permiten relajarse y disfrutar de esta época tan especial.

Para disfrutar realmente de la magia de esta época es importante dar un paso atrás y considerar lo que es realmente importante. No la llamamos la «temporada tonta» por cualquier razón, pero cuando te alejas del exceso, del chocolate, de las prisas y de las noches locas, lo que realmente buscamos no es otra cosa que terminar y empezar bien el año.

La conexión es lo que los humanos anhelamos. Queremos pertenecer y sentirnos cuidados y atendidos. Ya sea con los amigos cuando estás corriendo y haciendo el «debemos ponernos al día antes de Navidad» o preocupándote por que tu familia tenga el «perfecto» día de Navidad, simplemente buscas crear una conexión más profunda y hacer que la gente se sienta bien.

Terminar y comenzar bien el año también es inherente a este tiempo. Somos conscientes, normalmente de forma inconsciente, de que el año se está cerrando y por lo tanto buscamos envolver tantas cosas como sea posible para despejar el desorden de un año y hacer espacio para el nuevo. Pero también queremos empezar el año con buen pie, por lo que a menudo hay tanta presión en la víspera de año nuevo intentando que el año empiece bien porque así nos dará la sensación de que el próximo año será mejor que el anterior.

Una vez que lo reconoces, esta época del año se convierte en mágica y alegre de nuevo y el cuidado de uno mismo se convierte en un hecho. Por ese motivo te daré 7 recomendaciones para disfrutar al máximo de estas fechas sin descuidarte a ti mismo. 

  1. Concéntrate en cómo quieres sentirte

Sabes que la Navidad llega como un tren y parece que no hay forma de detenerla, por tanto decide cómo quieres sentirte, comportarte y experimentar, imagina la mañana del día de Navidad, o el 1 de enero ¿cómo quieres levantarte y acostarte ese día?

Visualízalo de forma que esté tan claro que casi puedas tocarlo. Entonces, y sólo entonces, toma decisiones sobre lo que haces y permites que suceda basado en cómo quieres experimentar el período. Si es pacífico, entonces todo lo que hagas debe estar en relación con la creación de la paz. Si es una conexión… todo lo que hagas debería ser para crearla.

         2. Dejar ir y decir que no

Deja todas las cosas que la Navidad «debería» ser y disfrútala por lo que es. Nos creamos expectativas extraordinariamente altas de nosotros mismos en esta época del año (¡perfeccionistas, hola!) y nos regañamos por salir, por quedarnos, o simplemente por no poder ir a una invitación.

Recordar cómo quereis sentiros y decir no a todo lo que os aleje de eso y dejar ir la culpa que conlleva. Estás tomando decisiones basadas en el deseo de sentirte increíble, saludable y con los pies en la tierra. Eso a su vez permite que otros hagan lo mismo.

  1. No luches contra la comida

Una gran comida no te va a afectar si tienes un estilo de vida saludable en general. Dicho esto, en Navidad es fácil sentirse abrumado por la comida y el alcohol, después de todo parece que consumimos más de 7.000 calorías en un día de Navidad «normal». Lo que hace la comida es crear una conexión emocional. Comemos con nuestra familia, asociamos ciertos alimentos con esta época del año, sentimos que hemos trabajado duro y nos hemos ‘ganado’ los premios extra.

Yo diría que te has ganado el derecho a pasar tiempo con tus seres queridos. Has trabajado duro para verte y sentirte increíble y te has ganado el derecho a sentirte así el 1 de enero en lugar de sentir que te has excedido y estás de vuelta en el punto de partida. También te has ganado el derecho a relajarte y disfrutar de esos momentos.

  1. Presiona el botón fácil

Si es necesario, pide comida para llevar, ó planea con antelación para que tengas bocadillos y alimentos saludables a mano. Desayuna para que no tengas hambre y no hagas malas elecciones de comida más tarde. Organiza un Santa Claus secreto con tu familia y amigos para limitar la compra de regalos. Recuerda que los regalos son una muestra de aprecio y no necesitan ser perfectos. La calidad de su relación no depende del valor de ese regalo.

Presiona el botón fácil, pero también presiona el botón de relajación.

  1. Celebrar el año que se ha ido

El fin de un nuevo año y el comienzo de otro ha generado un ritual de establecer intenciones durante milenios. Lo que no se nos da tan bien es celebrar el año que ha pasado. La Navidad es un gran momento para reconocer todo lo que ha sucedido en el año. ¿Qué has aprendido?  ¿Qué has disfrutado? ¿De qué necesitas hacer más o menos?

  1. Hazte un regalo esta Navidad

Ahora sabes cómo te quieres sentir y te has tomado el tiempo para apreciar el año que ha pasado y planearlo, ¿qué regalo podrías darte para ayudarte a llegar allí? Tal vez sea comprar un libro, tomar un curso, reconectarse con un viejo hobby. Quizás es pedirle apoyo a alguien más para ayudarte a avanzar. Tuve una clienta, que quería ir a Yoga una vez a la semana, pensaba que era imposible con la guardería de su hija y su horario de trabajo. Así que se dio el regalo del tiempo y el espacio pidiéndole a su amiga que compartiera la guardería con ella. Su amiga cuidaba a su hija una noche a la semana para que ella pudiera ir al yoga e hizo lo mismo por su amiga.

  1. Manténte alejado de los medios de comunicación social

Aprovecha la oportunidad de alejarte de los medios sociales y estar en la sala con la gente con la que estás. Es fácil asumir que todos los demás están teniendo la Navidad «perfecta», pero sólo están publicando sus mejores partes y compartiendo fragmentos de su realidad. Úsalo como una excusa para desconectar un rato y disfrutar del lugar en el que te encuentras.

 

«No se trata de comida, de excesos ni de regalos – la Navidad se trata de conexión»

¿Trabajamos juntos?

"En cada momento de tu vida puedes reinventarte y elegir en quien te quieres convertir".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿En qué puedo ayudarte?