Artículos de Coaching

Dejando ir lo perfecto

"Naciste para ser real, no perfecto"

Dejando ir lo perfecto

Necesito que sea perfecto. ¿Con qué frecuencia se te pasa por la cabeza este pensamiento? ¿Semanal? ¿Diariamente? ¿Hora por hora? Muchos de nosotros nos imaginamos cómo deberíamos ser y cómo deberían ser nuestras vidas. ¿Pero qué pasa cuando la vida no va de acuerdo con la imagen en nuestra cabeza?

Cuando la vida da vueltas y vueltas y a menudo nos decepciona ver que la realidad no se corresponde con el sueño que teníamos en nuestras cabezas de cómo «debería» ser. Pintamos cuadros para nosotros mismos de nuestro trabajo perfecto, pareja, cumpleaños, boda… y a menudo, estos cuadros nos preparan para un fracaso inesperado ya que la vida real a menudo no coincide con este cuadro «perfecto».

La definición de «perfecto» es tener todos los elementos, cualidades o características requeridas o deseables; tan buenos como sea posible. En resumen, completo y absoluto. Cuando en realidad la vida y especialmente los humanos no somos así. La gente te decepcionará continuamente, como cuando el día de tu boda, alguien se olvidó de poner las flores en el lugar exacto que pediste, o en el trabajo tengas uno de esos días en los que querrás tirar tu portátil por la ventana, o simplemente cuando tu pareja deje la casa desordenada y quieras gritar.

Entonces, ¿qué tenemos que hacer para abrazar la vida tal como es?

El primer paso para abrazar las cosas como son es entender qué imagen tienes en tu cabeza y dónde puede diferir de la realidad. No hay nada malo en esforzarse por que las cosas sean lo mejor que puedan ser, de hecho, esforzarse por que las cosas sean lo mejor posible empuja nuestros límites y fronteras. Pero sé realista. ¿Qué puedes controlar realmente? ¿Qué puedes influenciar? ¿Dónde puedes realmente tener el mayor impacto? Comparte tu visión de cómo te gustaría que fueran las cosas y fíjate metas realistas y controla tu progreso.

Acepta los giros de la trama

La vida raramente nos envía cosas con las que no podemos lidiar. Incluso los grandes, aterradores y horribles eventos de la vida que algunos de nosotros enfrentamos, dentro de ellos encontramos la fuerza que no sabíamos que teníamos, amigos que no sabíamos que estarían ahí y oportunidades para aprender y crecer que nunca hubiéramos experimentado de otra manera.

A nadie le gusta un giro de la trama (aparte de en una serie de televisión, claro….). Cuando la vida empieza a desviarse del camino cuidadosamente diseñado que has creado, busca activamente las lecciones positivas y las oportunidades. Eso no quiere decir que ignores todos los retos y finjas que todo es de color de rosa, pero incluso en la noche más oscura las estrellas siguen brillando.

«Naciste para ser real, no perfecto»

«Esto es algo con lo que he luchado durante años. Me dije a mí mismo que sólo sería aceptado, amado y valorado si era perfecto en cada área de mi vida.»

«Mi habitación tenía que estar inmaculada, odiaba la suciedad o el desorden en mi ropa o pertenencias, mi cuerpo tenía que parecerse a las mujeres de las revistas, tenía que lograr todos mis objetivos en el trabajo. Lloraba si sacaba un notable.»

«Pasé tantos años tratando de validar mi existencia logrando la perfección en mi vida que descuidé lo más importante: la vida.»

Ser real, auténtico e imperfecto no sólo te quitará un peso de encima, sino que dará permiso a los que te rodean para hacer lo mismo. El cambio de mentalidad creará un gran cambio en todas las áreas de tu vida.

Celebrar el progreso

Esto puede ser más difícil de lo que parece. A menudo nos enseñan a no ser arrogantes o presumidos y así a menudo minimizamos nuestros logros y progresos.

Sin embargo, tomarse el tiempo para reconocer nuestro progreso y lo lejos que hemos llegado nos da una sensación de logro y nos anima a seguir adelante. La celebración puede ser tan grande o tan pequeña como quieras, he creado un pequeño menú de celebración para mí, así que cuando llego a un hito, elijo algo del menú para celebrarlo. ¡Vamos!

Mientras que lo perfecto puede parecer seductor y necesario, para alcanzar la perfección se supone que no hay ningún lugar a donde ir, que lo tienes todo y que está todo completo. La vida simplemente no es así. Casi siempre hay algo nuevo que aprender, un lugar nuevo al que ir.

Así que te reto a que desafíes la imagen en tu cabeza y las palabras que te dices a ti mismo y abraces la vida en toda su desordenada y caótica belleza.

 

¿Trabajamos juntos?

"En cada momento de tu vida puedes reinventarte y elegir en quien te quieres convertir".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿En qué puedo ayudarte?